miércoles, 23 de julio de 2014


El visitador
 
Si algo es malo en estos casos  recibirla, peor es que la visita te la venga a hacer un celoso guardián como el que me toco en suertes. Un error de 300 euros es castigado con una sanción cercana a los 2.400 euros, en aplicación del 800% según la Ley. ¡Virgen Santa!
Visto lo desproporcionado que eran los efectos de su actuación, y ante la férrea actitud de negativa a rectificar, debido a un bloqueo injustificado en el eficaz funcionario publico, tuve que acudir para entrevistarme con su superior, pues no era para menos,  y resultó, para mi pesar, que este tal era que no quería entender nada de lo trataba de explicarle inútilmente, pues se limitaba a leer los articulados que se infringían, ya fuera por omitir 0.11 euros, 0,13 euros, o 0.14 euros, dado que en su puesto de responsabilidad no entiende de la desproporcionalidad en absoluto, y  si la Ley escrita es de obligado cumplimiento, no acepta que  la interpretación, en ocasiones, como las que aplica en esta,  la puede hacer injusta,  pues se podrían tener distintas resoluciones.
Con tales cantidades seria impensable el fraude fiscal, ¿Dónde puede existir el beneficio de la transgresión?
El visitador, ha hecho todo lo posible para que con esa insana actitud, los contribuyentes tengamos una opinión generalizada, por quienes solo son unos pocos los que cuecen esas  habas, como en todas partes.
Mi entrevista iba encaminada en hacer comprender al superior que por mucha ley que pueda mostrar en el contenido de su letra, no es menos cierto que la aplicación realizada por su subordinado, y que estando supervisada por el personalmente, no quita que esta sea desproporcionada en demasía, pues  la omisión en el pago de trescientos euros, cosa que no llevaba perjuicios a nadie, ni por ello los beneficios pueden entenderse como lucrativo, menos siendo la exigua cuantía, por este celo funcionarial merecedora de una desorbitada sanción que se multiplica al 800 %.
Ni que decir que, tanto si fuera  uno  como ochenta, resulta fuera de toda lógica se le aplique la desproporcionada igualdad, pero tal fuerza legal hace, según la letra, imposible que el sentido común se aplique  en treinta anotaciones en la que la suma de todas no se alcanza los treinta euros, y  esta alcance una sanción  superior al 3000 %, y el desrazonamiento del supervisor apoyando el celo del visitador encuentra normal que en tres anotaciones la multa alcance  al 30000 % de la cantidad  de céntimos que por error o distracción no se llegó a realizar el pago que procedían.
La engañosa estrategia del visitador, hace que no disponga de tiempo para hacer ninguna reclamación, y el supervisor, entiende que mi reclamación verbal tratando de hacer entrar en razones ante el grave deterioro de mi economía, llega a entender que le estoy proponiendo que prevarique, ¡Será posible!
Los trescientos euros, una vez trasformado en dinero público, ese que no es de nadie, ese que no tiene que justificarse su empleo, ni su mal uso, caerá en vete a saber que manos que lapidara todo el esfuerzo que me costara lograr pagarlo, pues desistiré de iniciar el pleito, cuando tan solo por reclamar los cuatros errores que se detentan con sobrada comprobación, que equivaldría descontar 120 euros , seria motivo suficiente como para que se perdiera la bonificación del 25%, alrededor de 580 euros, que sumándole los honorarios del letrado, sobre 300 euros, hace significar que la diferencia , y el gran riesgo de no lograr ninguna reducción, hace desistir cualquier intento para evitar la sustracción que supone la heridla por la que no me escapará la vida pero me llevara a los limites de la pobreza durante todo el próximo año.
Después de tantos días sin dormir, pienso que desisto y me rendiré ante la gran injusticia de la justicia y sacaré la silla a la puerta, lo mismo para contar nubes, pues aparte de la rabia contenida por haber hecho el panoli, entregando todas las facturas,  y ya empiezo a sentir pena de estos que aun no sabe que no tardará mucho que, en justo pago, les vea, a nada que la instalen, pasar por la puerta.
Sevilla a 23 de Julio de 2014-
Francisco Rodriguez

lunes, 21 de julio de 2014


Hoja de arce

 

Lo ciertos es que pasó el Ángelus y no pasaba nada. A decir verdad habían pasado mas de once horas desde que esta noche el estomago me jugara la mala pasada de un reflujo que a poco me mata al entrar en apnea, y del sobresalto, me produjo un tiron muscular en la zona lumbar que hasta me mee de dolor.

Con las horas de una larga madrugada de calor todo se fue pasando, poco a poco, con una infusión de hinojos, y una ducha caliente con la aplicación del gélido pero eficaz “réflex”, pero ya se me había pasado el sueño, también el dolor muscular, y el malestar inexplicable, de una frugal cena. Solo quedaba esperar las claras del día.

Sintiéndome mejor y después de lo pasado,  una vez en el trabajo sin trabajo,  la cabeza empezó a pensar que pasaría mañana cuando en “ donde somos todos” pase al despacho de quien puede poner remedio a lo desproporcionada que en este caso es la injusta Justicia.

No pasaba nadie, no pasaba ni un alma, ni por la calle, ni por el viario del laberinto, ni pasaba nada,  mientras el pensamiento no paraba de pensar  ignotas situaciones que se iban sucediendo como un storyboard desplegable.

Malos tiempos de negocio, y tiemblo pensar en que puedan darle una mordida del 25 % de mi sueldo durante mas de un año para cancelar el celo de una actuación desaforada del visitador que extremadamente llevó a cabo su pulcro trabajo. ¡Hay gente pa tó¡

Cuando menos lo esperaba, cuando apenas tenia tema para escribir, salvo que de nuevo al ser lunes vino toda la indigencia buscando los aseos, y los que no sabían donde se hallan, evidentemente me preguntaban donde encontrarlos.

Pues, en ello estaba, cuando llegaron. Se pararon delante del mostrador que se hace invisible por los reflejos y como que les intuía que hacían “looking” y  parecía tener poco interés en hacer compra, les deje unos minutos. Cuando se marchaba le pregunte en mi excelente ingles de veinte frases, que si deseaban algo.

En un español, como mi ingles, la señora dejando el bolso en el banco al efecto para buscar algo, y mirando hacia los cristales, contestó ¡yes!  Me pensé, (Dios, que no me pregunte por la puerta) (Ni por la toilette)

La pregunta formulada era que diferencia existía en los jamones, serranos, ibéricos, pata negra, bellota, cebo. Por lo que me vi obligado en acceder, a falta de público, a darle un master class sobre el mismo, lo malo es que me pidieron degustación.

La extraña pareja procedían  de Canadá, concretamente de Toronto, de donde son originarios los “paseos de Jane”, que me han seleccionado.

La desigualdad les hacia complementaria, no solo en su peso, pues Hayden que así se llama el, dobla el de Irene. también su color les hace cosmopolita, ella blanca nacarada, el es amarronado, mas parece si  hubiera llegado en “tupenus” que seria un príncipe de alguna isla del Pacifico Sur, mas que nativo de una de las muchas isla caribeña que forman su país natal, Irene es de ascendencia eslovena, una parte de un país dividido. Tan diferentes, y tan iguales en la desigualdad. El parece experto en cocina, siempre broma en la Encarnación, ella, por el mail @dent, lo mismo es estomatóloga, siempre boca, en lo de la Encarnación dos dualidades que se hacen inseparables. Boca y alimento, estoma y broma.  

 Se interesan por el desértico mercado, fuera de toda broma, y como buenos canadiense me entregan un recuerdo, con una hoja de arce, que guardaré para recordarlos. Se marchan mañana, pero han quedado en volver, para comprar algo mas del magnifico jamón del que se llevaron una pequeña cantidad,  después de catar  unas tapas.

Será entonces que les contaré lo de la puerta, pues aunque querían saber por que no había allí una puerta, pero evidentemente aquello era mas largo que contar, espero que me coja con humor después de que vuelva de la entrevista que me quita el sueño,  para evitar que tenga que abonar el 60000 %, por omitir tal pago a donde somos todos. Evidentemente que no iguales.

Sevilla a 21 de Julio de 2014

Francisco Rodriguez Estevez

jueves, 17 de julio de 2014


Creces

 

Mas parecía anuncio de liofilizados comestibles, ¿cueces? pues de otro modo casi no se entendería,  viene a ser como darle alegría a las verduras y a los guisos cuando ya como que perdieron todo su sabor. ¿Enriqueces?

Creces, se lee que tiene los mecanismos, y los fondos,  e incluso los equipos de estudio según el caso para el desarrollo de…….. lo mejor sea cortar y pegar para que no se preste a equívocos  el siguiente texto

Miguel Rus ha presentado el nuevo proyecto CRECES. servirán para “hacer crecer a las empresas y a los empresarios y potenciar el negocio y el empleo en la ciudad de Sevilla”.

Zoido pretende que “las nuevas instalaciones se utilicen para fomentar el crecimiento y que se aprovechen los fondos europeos para crear nuevas oportunidades de negocio y de empleo”.

 El edil sevillano destaca “las muchas horas de reunión y el trabajo conjunto para que las ideas se conviertan en una realidad”. Además, el alcalde ha indicado que “el Ayuntamiento de Sevilla ha demostrado que otro modelo de economía es posible, potenciando el incremento de la competitividad, el apoyo a la iniciativa privada, a la pequeña y media empresa y fomentando una comunidad eficiente y sostenible”.  Zoido ha hecho referencia a “la adaptación del Ayuntamiento de Sevilla a las necesidades y a las circunstancias del día a día”. (PENSANDO EN LO DE LA ENCARNACION, AQUÍ CASI ME DIO LA RISA)

Gregorio Serrano, en la realización del proyecto CRECES”. Se ha dado la situación actual como “adecuada” para llevar a cabo este nuevo proyecto económico y ha instado a las empresas a “tener la preparación adecuada para las nuevas circunstancias”.

 En cuanto al proyecto, “Buscamos la apuesta por el crecimiento y el empleo, asesorar y ayudar a las microempresas y fomentar la iniciativa y el emprendimiento. El centro de apoyo al empresario servirá para que las ideas se conviertan en realidad y se trabajará conjuntamente con el Ayuntamiento para hacer un seguimiento que busque el crecimiento”. ¿CRECES?

No se porque creo que el Sr. Rus debería de tomar la iniciativa y llevar las aplicaciones que Creces puede  ofrecer en esta ciudad, cuando menos a las responsabilidades de gestión, pues en el capitulo de mercados es de pena, y en lo la Encarnación de madera, capricho alicaído donde ninguna media en tres años se ha llevado a efecto, donde entre transgresiones, omisión de normas, desobedeciendo leyes,  reglamentos y hasta el propio PGOU, al menos podían ponerse en practica alguna enseñanza de CRECES,  en principio, para que no mengüe mas en la medida de lo posible la paupérrima aplicación de lo comercial de esta edificación tan inútil como costosa, y desde el estudio responsable, acaso pueda llegar a ser un referente como mejor ejemplo de la aplicación de los  excelentes métodos de CRECES.

Trabajo hay por delante.

Sevilla a 17 de julio de 2014

Francisco Rodríguez Estévez

miércoles, 16 de julio de 2014


Sin tráfico

 

Está en el corazón de la ciudad pero no es un sentimiento, tampoco es algo que signifique pero, por nada del mundo eso puede llegar a identificarla. Malo seria pues que tomara relevancia un capricho como resultado de tanto silencio, de tanto papanatismo, de tanta vanguardia, de tanta modernidad, de tanta deuda, de tanto costo, de tanto error.

El bicho, se encuentra encerrado por los bolardos que le hacen tener un recorrido imposible  e inaccesible en su alrededor, incluso para los servicios, ya puedan ser de limpieza, como los de urgencias.

Lo peor sin duda es la desolación que sin trafico allí se produce, justo donde definieron aquello como emporio de riqueza, que mas acoge la indigencia, y ahuyenta al publico con tanta prohibiciones para acceder.

Bien temprano, cuando las claras del día hacían retroceder la oscuridad de la calida noche pasada, una ambulancia llegó hasta los bolardo que le impiden continuar para, imagino, localizar al paciente que habría requerido la urgencia de los servicios sanitarios.

Móvil en mano una persona baja, posiblemente para contactar con quien le indique  la dirección exacta para realizar el traslado del paciente hacia algún centro de urgencias. Es por el otro lado. A pesar de que una placa prohíbe el paso para desgracia de los automovilistas, esta  llega hasta donde otra nueva  fila de bolardos le  impiden el paso, y para colmo, al fondo, cerca del domicilio al que llegar,  una obra tiene una zanja en medio de la calle por la que tienen que evacuar al paciente en la camilla que han sacado de la ambulancia.

No debía de ser cosa grave, cuando después de muchos minutos transcurridos, desde la llegada hasta la evacuación, esta pude observarla  justo desde el fanal donde falta la puerta  automática, y por el momento inexistente. La señora mayor, aun con malita cara era transportada sobre la camilla de ruedas hasta el lugar donde la ambulancia quedó sin poder pasar.

Al otro lado, en la sinuosa calle duerme la indigencia. Un lugar ideal desde que se partió uno de los paños de cristal que quedaban recogido por un sistema de rieles colgantes tan propios del modernismo, que no de la aplicación de la nanotecnica en los avances de la construcciones ecológicas y sostenible, ¿pero donde tiene las setas parangón?

A un muy premiado arquitecto le  escuché decir en una conferencia acerca de a ellas, que era fruto del papanatismo. Lo mismo, en los edificios públicos, en lugar de fotovoltaicas dispusieron un vivero de tal árbol.

La indigencia allí ha encontrado acomodo evitando el relente, y el bicho calienta la calle con ese inevitable bajío con el que saluda a cuantos pasamos por la entrada del túnel dormitorio. Oler a olor.

Es una suerte para estas personas que se les hace imposible salir del laberinto en el que entraron, me estoy refiriendo a los desdichados,  y que por suerte pueden realizar sus básicas funciones de higiene en el único servicio que se cuenta para ello. Los lunes a la cola. ¿De donde salen tantos?

Lamentablemente, por demasiados errores, algunos subsanables pero por mas que resulta incomprensible, no se aplica ninguna medida correctora, así y asao, todos sabemos que el invento no llegará a ser nunca la sinergia del comercio, ni la calle dormitorio la prolongación de la 5ª avenida de Nueva York, ni las escaleras llegaran nunca a convertir la Encarnación en la Plaza de España de Roma, ni por asomo la plaza municipal de abastos podríamos compararla con ningún referente de Barcelona, Madrid, Valencia, incluso Huelva, o Cádiz.

La verdad es que cuesta entender que interés tienen las dos responsabilidades en hacer fracasar aquello, pues hasta que se caiga, no nos queda otra. Dios quiera que con tanto bolardo no tenga que pasar una desgracia para que los retiren. Autobuses en la Encarnación ¡Ya! Paradas en las escaleras. Puerta automática. Será por hacer.

Sevilla  a 16 de Julio de 2014

Francisco Rodríguez Estévez

martes, 15 de julio de 2014

Inspecciones

Después de lo de la boca, con la perdida de sustancia en el canino, y la extracción del otro, llegó la ITV del coche, mi viejo coche, todo un machote de treinta y dos años de fiel servicio y las pasa sobresaliente, diria que summa cum laude, para envidia de cuantos le ven en su carroceria repleta de cinta americana como algo desvencijado, y es que no hay nada como cuando algo es bueno y sale bueno.

Bueno ahora busco la punta del parachoques, extinguida como los de su especie, y me temo que algun problema puede aparecer cuando sin la punta los catadióptricos tenga que pegarlos en la chapa, y coja al inspector, tal como el de los 600000 %.

Todo necesita ser inspeccionado para garantizar el cumplimiento de las normas, y leyes, dura lex, lo que pasa es que se escaquean. En lo de la Encarnacion y sus aleatorias puertas por ejemplo.

Internet ofrece respuesta para todo, "pincho "seguridad en los edificios" y muestra información bastante para como que tener que llamar de inmediato al primero de la lista, " nbtecnicos.es", y te empapas de cómo se corrige lo de las puertas, como se consiguen permisos de seguridad e incluso si los pasamanos en los edificios públicos deben de contratarse un servidor de puerta, a falta de automática, para que tras cada uso retire con un pañuelo los posible contaminantes que se impregnen de las manos de los que acceden.
Los filtros del aire acondicionado. Las revisiones de las torres de refrigeración que lanzan sus emponzoñados gases con la posible contaminación del medio ambiente.

La Web de nbtecnicos.es ofrece la más amplia gama de servicios sobre inspecciones técnicas de edificio en los que sin duda debe de incluirse los públicos, pero esa es otra historia.
Sin duda lo de la Encarnación no pasaría la inspección de nbtecnicos si aplican las normas de seguridad y salud, pero para ello en la misma pagina te avisan que se encargan de todo desde obtener los permisos has la ejecución de todo lo necesario para cumplir con la ley, con la dura lex.

El misterio de la Encarnación se me hace ahora mas inescrutable, con lo facil que es llamar a estos de nbtecnicos y que resuelvan los problemas que aquello tiene, cuando menos lo de la puerta, luego lo de los mostradores, el pavimento, las luces, los registros-.Creo que siendo tantas cosas deberían de conseguir un precio especial.

Sevilla a 15 de Julio de 2014

Francisco Rodriguez Estevez


Desproporcionado

 Como todo, en gran parte depende de la suerte, la mala suerte está en que el que tocó en suertes, sea tan profesional que, a causa de la torticolis del celo en su actividad, le impida mirar hacia otro lado. El no lo haría, pero me pide que entienda que hace su trabajo. Un profesional.

Con el canino que queda perdiendo cúspide, y sin poder reponer el que perdí el año pasado, se hará imposible poder volver a sonreír, cuando los mil ochocientos de la mordida se irán volando, pues los plazos no corren, vuelan.

Buscando si existiera una puerta, una salida,  una sola posibilidad para minimizar el desproporcionado bocado que me han dado donde ni lo tengo,  resulta, para mi pesar, que todos los resortes consultados (algunos de la propia casa) han venido a concluir que efectivamente llevo razón en cuanto el castigo a todas luces es desproporcionado, mas cuando la falta que lo motiva, sin perjudicar a terceros se cuantifica en 230 euros. Pero la norma, es la norma. Justicia, injusta.

De los 280 documentos solicitados por el agente visitador, este ha observado que en 77, es decir en un 25% de todas las comprobaciones realizadas,  que en estas se omiten un pago obligatorio, que sin poderse alegar ignorancia, ni desconocimiento, queda atribuido a la desidia o despreocupación, confianza o distracción, pues difícilmente la exigua cantidad sin abonar, puede tener intención de engaño, lucro, o interés en defraudar a todo un país. Somos, o no somos todos.

Paso a contar. De las 77 facturas, se verifica que el visitador a errado en cuatro, por lo que si se puede hacer reclamación al respecto sobre este error, llamémosle oficial, que si puede equivocarse, omitir, o distraerse, pues este,(que nos representa a todos) está exento de sanción.
Estas podrían, de prosperar el recurso, quedar en 73, lo cual sigue siendo un número importante, menos en el fondo cuando se trata de cinco proveedores ocasionales, y un minoritario grupo no habituales de una o dos operaciones.

De los probables 77, por el momento documento cierto el emitido, se comprueba que en 44, (lo que supone el 59%)  la cantidad objeto de sanción no supera el euro, teniendo en la mitad de ellos unos veinticinco, la transgresora cifra de menos de 0.50 euros, de los cuales en tres casos, aun mas dolosos, son, uno de 0.11 euro, otro de 0.13, y otro de 0.15, pues estos también tienen la notificación de multas que alcanzan cifras superiores al SESENTA MIL POR CIENTO.

Algo que, aun pudiendo castigarse el hecho y no la cantidad por la omision de abonar el R.E., creo que debería de tener un punto de equilibrio entre la falta y el castigo, pues resulta evidente que no puede ser igualmente castigado 0.11 euro, que otra “distracción”  de mayor cantidad que pueda tentar a infringir, conociendo el castigo, que lo mismo induce al fraude.

No me queda otra, tras la consulta que, ante las pocas posibilidades de que prospere la petición de revisión de la actuación, por los posibles cuatro apuntes reseñados, que esto, por mor del celo, no haga si no aumentar el del visitador y encuentre lo que no buscaba tal que fuera una serendipia fiscal de ignotas consecuencias. Es el celo.

Tengo rabia contenida que trato de liberar con este pataleo antes de solicitar el pago aplazado, pues sin disponible y sin cantidad  posible que supere a la que necesito, pues que dirán  si no pude en un año remplazar el canino y teniendo el que pierde sustancia en perendengue, la "visita" me llevará a retrasar la jubilación  de 714 euros, cuando menos un par de años, en los que si viene alguien a visitarme, espero que todos los céntimos estén abonados.

Una cosa me ha quedado clara, y es que si Hacienda somos todos, como que me gustaría borrarme, pues por nada del mundo deseo pertenecer a tal sitio, en el que visto lo actuado, se advierte que despiadadamente emplean medidas desproporcionadas ante casos que pueden parecer injustos, tal que fueran atracos a boli alzado, imponiendo notas recaudatorias, a toda leche, que alcanzan porcentajes del 600.000%  desoladores para personas que apenas tienen para ir tirando, y todo sin poder reparar la necesaria dentadura para al menos poder comer. ¿Broma?

Sevilla a15 de Julio de 2014
Francisco Rodriguez

lunes, 14 de julio de 2014

The Pillars of Hercules with the motto "Plus Ultra" as symbol of the Emperor Charles V in the Town Hall of Seville (16th century)
Nunca es bastante
 
El agua es un bien escaso, dicen que es de todos, por lo que debemos de hacer un buen uso si no queremos pasar fatiguitas de muerte cuando, por las contaminaciones y las sequías, lo convirtamos en algo necesario pero inalcanzable. De momento las medidas políticas, restrictivas y recaudatorias, es solo un avance de lo que puede suceder. Los políticos no hacen previsiones, de lo que no pueden inaugurar. Son como setas de temporadas, las que no se consumen, se pierden en el monte, y todos tratan de dejar un buen sabor de boca.
Las otoñales aguas caídas, aunque comenzaron con un cierto retraso, esperada por todos y deseadas por necesarias, ha sido todo un alivio, por lo que harán crecer tanto a los pantanos, como a las marismas, llenaran los regajos, refrescaran los campos de labor, elevaran el nivel de los resecos pozos hinchando los veneros, y en la humedad  crecerán los espárragos, las tagarninas, y las setas.
Como nunca llueva a gusto de todos, a las setas de la Encarnación, la que ha caído, les retrasa el vertiginoso crecimiento, desmesurado, casi con prisas que ha tenido, y le empantana los lodos del vacío donde se asentaba la Hispalis, y que ahora cimientan las zapatas destructivas de tanta Historia.
En el fangal se achica agua hacia la alcantarilla, emisario de inmundicia, cerca del cartelon de los espantos, mientras los operarios hacen frente a la adversidad de los aguaceros subidos en el refugio de los huecos tallos, que ahora asemejan torres y alminares, donde las chispas refulgentes de las soldaduras en su interior toman el simbolismo de rayos y truenos que acabaran desatándose, para acordarnos de Santa Bárbara, viendo la barbaridad, la barbarie, mucho antes,(si no lo remedia alguien), de que le aparezcan las umbrelas a ese sueño que construyen con hormigón armado.
Esta ciudad de personas, cesante activa, dormida por el sueño, callada en su propio silencio, austero voto de obediencia, que voluntariamente se empobrece, como cisterciense arte, en una rebelión sumisa frente a la eclosión cluniacense del epatante capricho, no dice nada, ora et labora, pues bastante tiene que pensar para llegar a fin de mes, para llegar a tiempo al trabajo, rezando para que no le coja el atasco nuestro de cada día, no esté cortada la calle, o no se retrase el autobús. Bastante tiene con tener que quedarse muchos días a comer en el trabajo, los que afortunadamente lo tienen. Bastante tiene con salir a repartir currículo por doquier. Bastante tiene con hipotecarse de por vida. Bastante tiene, que la noche acoge la indigencia, crápulas, ociosos y noctámbulos, que la viven, para dejar sin descanso a los que la quieren dormir. Bastante tiene con quedarse sin industrias. Bastantes políticos tiene que, como si por el agua otoñal crecieran, subiendo el nivel de los pantanos, buscan sin saber donde, escasas soluciones, para hacer algo, aunque fuera un revuelto, como lo de las setas. Lastima que no se le ponga nunca bastantes huevos.
Francisco Rodríguez Estevez
Sevilla a 2 de Noviembre de 2006 (San Vitorino)