viernes, 3 de julio de 2015

Resultado de imagen de surstromming
Suecos

Como no se trata de albarca, que tambien son de madera como las setas, en cuyo  caso empezaría por zeta, de zuecos,como zetape, sino que por esta vez como la madera de las setas que vino de Finlandia, eran suecos. Me  llegaron al mostrador una pareja de algo aparentemente mas que amigos y que resultaron ser suecos, gou dak, de Suecia, que podian ser de Chueca, y entonces hubieran sido chuecos, para preguntarme, no por las setas, ni por el antiquarium, ni tan siquiera por el jamon de bellota, ni donde se encuentran los aseos, ni mucho menos como se sube al mirador social. Tentarse la ropa, como bien dijo el alcalde que era medico, venían a preguntar por el olor, ese que cada lunes llena el laberintico lugar.
Resulta que gracias al buen español que hablaba uno de ellos, me informaron que el  aroma que detectaron es por desagradable el que para los suecos tiene un plus al estar integrado en un majar, todo un pestazo como las tripas de pescado del garum, o el que percibía el Dinamarca el príncipe Hamlet como consecuencia de la corrupción, no solo de la salmuera de las arenques.
Estos amigos me explican que les parecía que allí podían adquirir su famoso “sustromming”, un carísimo plato compuesto a base de arenques salmuerizados en su propia sangre y fermentados en tinas por espacio de tres meses del verano sueco, en temperatura ambiente.
Resultado de imagen de leon come gamba
Me intereso por conocer en el diccionario enciclopédico que es este plato que tiene toda la pinta de quedar eliminado del concurso de cocineros, y para que explicar lo que puede verse en imágenes. www.youtube.com/watch?v=3vEl6Ey8Gdc
Estos suecos, me recordaron que en lo de las setas, en  este sustromming, mas de uno se está haciendo el sueco, lo mismo con lo de la madera, como con lo de las puertas, ¡Qué fatiguitas!
Sevilla a 3 de Julio de 2015

Francisco Rodríguez Estévez

jueves, 2 de julio de 2015

Veinte meses no es nadas

Llegan los Santos de este 2005, para dar comienzo este tiempo de carreras que se avecina para cumplir los plazos de las inauguraciones. Tiempo de “setas”. Así pues comenzada la cuenta atrás, los veinte meses se pasaran volando, y lejos de sentir preocupación por el epatante ridículo ( ajeno como la vergüenza) del resultado que aquello tenga, opto más bien con resignación tener que asumir la voluntad mayoritaria del silencio, para aguardar con cierta impaciencia la sorpresa que, en la fecha mágica del 1 de Julio de 2007, para Santa Leonor, nos espera.
...... Tras la inauguración, si llega el día, en la tarde previa de su bendición por el párroco de San Pedro, cuya plaza sombrea los ficus que inspiraron tal cosa, y descorrer por quien corresponda la cortinilla que descubrirá el azulejo que recuerde el evento, se iniciará el recorrido por el Museo de la Hispalis, para admirar las miles de piezas rescatadas a las escombreras, para luego avanzar por la pasarela elevada que permitirá observar con detalle la planta de la conservada almohade, la magnífica paleocristiana, el almacén de salazones, y la copia del horno cerámico, que con sumo cuidado habrán sido montado piedra a piedra, entre el bosque de agujeros que configuran los cientos cincuenta pilotes y las diez enormes zapatas de cimentación.
Especial atención merecerá contemplar las casas romanas y sus bellos pavimentos decorados con coloristas teselas. Las basas, los capiteles, los fustes, junto con el impluvium, las alcantarillas, y la impecable calzada darán una visión única del barrio mejor conservado de esta Hispalis escondida.
Acabada la visita, una vez en superficie, el frescor que se hará imposible en las metálicas estructuras invitaran a subir a la plaza azotea, donde se servirá el ágape oficial, servido por catering con productos andaluces, de la sierra y de la costa que harán las delicias de los invitados, mientras las autoridades y prensa, tomaran el ascensor para subir a lo más alto, al mirador social, donde lejos de las miradas, se celebrará el banquete “de altura”, en el vientre de la seta central.
Mientras este transcurre, posiblemente los nuevos locales tengan sus puertas abiertas a la multitud de curiosos llamados al reclamo publicitario pulularan a sus anchas. Emporio de riquezas, calle cubierta, dormitorio de indigencia.
¿ Del mercado?, aun me resisto a imaginar en lo que quedará convertido esa plaza  municipal de abastos, que cumplirá ese mágico 2007, los cientos ochenta y siete años ininterrumpidamente de servicio a la ciudad, de ellos los últimos treinta y cuatro de forma provisional, para eso.

-Sevilla,31-10-05


Resultado de imagen de el poder corrompe quien lo dijo
Política
(2.006)

Hace algún tiempo que en mis manos cayó un viejo libro de ciencias políticas, seguramente editado en un tiempo sin libertades, pues carecía de la hoja de la fecha de edición.
Lo encontré cerca del contenedor de basura, lo que me hacía suponer que lo habían tirado. Parecía ser un libro de texto de Universidad. En él se describían utópicas reflexiones, lo que me permitió hacer las mías cuando leí aquel párrafo en el se justificaba el deseo legitimo de alcanzar el derecho individual de cada persona para lograr un puesto de gobierno en democracia.
Decía que para ello bastaba tener la preparación suficiente para el cargo que se propone, la responsabilidad en el ejercicio público, y sobre todo el respaldo de los ciudadanos. Por un momento imaginaba un pueblito pequeño, donde todos conocen a todos, donde sería fácil saber de la honradez del candidato, de sus pretensiones, de sus ideas, de su preparación, de su dedicación, de su firmeza, de sus capacidades y sus debilidades, de sus convicciones.
Más adelante calificaba de ambición al legitimo derecho de quien pretende permanecer en ese lugar, que algunos llaman privilegiado, siendo un lugar de servicio a la comunidad. Lo que hace suponer  que no hay tal sacrificio y se empieza a sospechar de mas que legitimo derecho predomina la ambición.
Resultado de imagen de el poder corrompe quien lo dijoY por ultimo poco menos que califica de una abominación en aquellos que deciden hacerlo a toda costa, queriendo perpetuar su abnegado servicio, impidiendo que pueda producirse una alternancia, como “higiene” política de una posible corrosión de tanto tiempo en el desgaste público, y lo que eso puede producir cuando se descubre.
Similares palabras, las llegue a oír en boca de quien ocupó relevancia en la vida publica, cuando era un joven prometedor, si bien estas se atribuyen a Platon, hay quienes afirman que corresponde a  Dictum de Alton, pero este le ponía tal énfasis que parecía que las acababa de acuñar “el poder corrompe, el poder total corrompe totalmente”, y lo sorprendente es aún sigue en la casa de los leones. También tenemos ejemplos en el Hospital de la Sangre, y en la Casa Grande de San Francisco, incluso en el cuartel de Intendencia.
Resultado de imagen de el poder corrompe quien lo dijo¿Pero a que se podría dedicar, quienes durante tanto tiempo deja de ejercer su profesión, como profesor, medico, abogado, perito agrícola, historiador, geógrafo, maestro de escuela, periodista, para dedicarse normalmente de forma remunerada a la gestión pública?.
Continuar es una tentación de difícil rechazo. Pero, acaso deleitado por el efecto de la experiencia, ¿como pretende la sociedad que abandone todo aquello?  y después de tantos años abnegados se  reintegre a su trabajo, primero poniéndose al día en su abandonada profesión, y luego enfrentarse al escueto sueldo de antes, olvidando el caudal que regaron los cultivos de tan fértil huerta.
Cabe suponer que la referencia a la “higiene”, no era la que lleva al aseo con ese llamado bien escaso, líquido transparente, inodoro e insípido, por más que se laven las manos.. Cosas del riego.

Sevilla a 18 de Enero de 2006


miércoles, 1 de julio de 2015

El balance salvador

Que pena que no existan balances periódicos, similares a los que se ajustan en las casas a mediados de cada mes para llegar a su conclusión sin sufrir el quebranto de los deseos.
Si hubiera responsabilidad económica en la gestión publica, cuantos hitos, eventos, y caprichos se quedarían en el papel.
Que pena que endeudar, hipotecar, sean conceptos que, cuando abre la cartera propia sean capaces de poner la carne de pollo griposo al más pintado, y con la ajena, se juega al monipody sin miedo a los embargos ejecutivos con efecto desplumadores a poco que se tuerzan las cosas.
Representar, como misión de los representantes, ni que decir tiene que se debe realizar con el rigor y la honradez, la fidelidad y la confianza que en ellos se deposita, no caben alegrías de motu propio.
En el monipody, parece que se olvidan estas premisas, y nada mas iniciada la salida, tal como cuando acaba el recuento, viene la indolencia del dinero de papel, más si cabe  si durante la partida no se realizan unos exigibles balances de la situación, tanto económica, como de gestión, para evitar las desviaciones en el juego, por si hay que dejarlo, y el jugador que entre con el cambio  lo tenga todo medianamente claro.
Que pena que todo el debe no se endose al que lo causa, a buen seguro de que poquitas cosas se realizarían tan alegremente, pues sin duda no hay nada que duela más que la cartera propia.
El monipody es un juego inspirado en un patio del arrabal de una ciudad del país de ciudades de la gran nación de naciones. Algo serio. Un paraíso para el lápiz urbanista de recuperar espacios para el ocio, y el negocio de constructoras, de tal suerte que a los ociosos indigentes le arrebatan sus espacios de asentamientos a golpe de maquina o de bolsas de plásticos, para luego crear nuevas bolsas de inseguridad, bien por los socavones y zanjas, por restos del pasado, e incluso por la miseria del color de la cartera, el dominio de lenguas vernáculas, la desestructuracion, y lo fácil que resulta enriquecer a quien en su incultura académica, social y económica esgrime irracionales soluciones al alcance de la mano. El patio lo aguanta todo.
Recuperar el arte de andar, incluso por el centro, reconvirtiendo el parque de las libertades, necesitará sin duda de mucha seguridad, aparte del dinero, para que no vuelva a quedar tanta iniciativa no prioritaria convertida en pesadilla de una construcción en la que poco más de un sueño, pero  desvelado pagando facturas, nos deja con las carnes abiertas sin el flujo vital de las arterias vitales de la comunicación, atascadas en sus entrañas, y una piel sensible a la que hay que zarandear para quitarle la hipotermia que sufre, como una alameda de eventos y otras cosas, un prado de noria, una plaza de armas tomar, un americano jardín abandonado como una ría de plaza de España fraccionada por el vandalismo, un jardín de valle de lagrimas con una muralla de película romana, y una Encarnación de broma. Al menos salvamos al Salvador.


Sevilla 14 de Enero de 2006
Resultado de imagen de manifestaciones ciudadanas en las setas
Una victoria, mil derrotas.

En los preámbulos de una jornada divulgativa de los logros obtenidos por la tenacidad civil, a la que fui invitado, tuve ocasión de conversar con uno de los actuantes muy brevemente sobre  lo de la Encarnación, de la cual no me cabían  dudas que se encontraba al tanto.
Cuando esto ocurría, tuvo a bien acercarse, para darle un saludo de cortesía a mi interlocutor,  quien  de paso me fue presentado como profesor este que rezumaba fragancia de rosaleda por cada vello de una cuidada barba.
Tal vez como broma, para la mía, tuvo la poco afortunada ocurrencia nuestro presentador de utilizar un inapropiado titulo, un calificativo como galardón jocoso, tal como “el enemigo de las setas”, que pusieron fin a la posible e incipiente relación de futuro con el epitimo cano, de presumible micologico gusto.
Resultado de imagen de manifestaciones ciudadanas en las setasAsí pues, con esto y tras el aborto de poder cambiar las impresiones, las pocas palabras que cruzamos fueron las del antagonismo.
No me imagino que movería a aquel supuesto profesor, que para defender a ultranza la opción que nos dejó el concurso de ideas, llegara “de entrada”, a realizar un premonitorio diagnostico, un dogma de fe, una consigna para proclamar que lo de las setas de la Encarnación será la panacea.
Posiblemente lleve razón, que aquello será la panacea para algunos, lo cual es cosa segura, como también es seguro de que ni una migaja le tocará a los comerciantes del mercado, y la que caiga servirá para que acaben por  despedazarse los que resistan.
Acertadamente le propuse que, si tal era su conocimiento de aquello y tan fidedigno su vaticinio que no dudara en sacarme de mi ignorancia, que me hiciera ver las bondades que mi ceguera me impiden ver, y me explicara las ventajas del botellodromo, del diseño del mercado-dedalito, de la costosa y epatante cubierta con su “planetarium” de bombillitas encendidas, y la terraza mirador, bien de cobre, bien de plástico, bien con la madera tratada con productos especiales, y lo de la cripta in situ, el museo candado, la estación del metro “Metropol” y otras zarandajas que todos sabéis, con lo cual, si llegara a convencerme dejaría mis erróneas convicciones, para convertirme de inmediato en su discípulo ideológico de estas modernidades.
No guardó silencio, y en la réplica se limito a invitarme a la próxima conferencia del mismísimo alemán, que tendría lugar en breve, y ahí acabó todo.
En el acto público que nos congregaba, se recordaron los logros de una sociedad civil, una victoria obtenida cuando esta persevera hasta conseguir que la administración rectifique atendiendo las peticiones que la ciudadanía expresan, naturalmente que esto solo sucede si es que le conviene pasar por el “aro”.
Las diapositivas mostraban a manifestantes con pancartas, cortando el tráfico, recogiendo firmas y otros métodos al uso, que por los años pasados la Encarnación, aun sin contar con la colaboración de los damnificados placeros, tiene la sociedad civil infructuosamente más que agotados.
Sevilla a 22 de Enero de 2006

Francisco Rodríguez Estévez

martes, 30 de junio de 2015

Resultado de imagen de fetido
De aquí procede

Esas palabras que nos dijo el pequeño Ismael, de seis añitos, no hacían mas que certificar lo que todos sabemos, y el supo definir como nauseabundo  el hedor existente, y que emanaba justo de lo que expele la boca del bicho, cuyo soplo de aire caliente y viciado contamina odoríficamente no solo la sinuosa calle cubierta, también los aledaños de estas setas que, entre los atascos que produce el deficiente alcantarillado, y la expulsión del apestoso aire caliente por salidas totalmente fuera de lo dispuesto, hace que en la micologica modernidad de la vanguardia se genere un olor que se hace característico, el llamado aroma fétido, si. fétido, como el hermano de Morticia. De aquí procede, tal como dijo el chiquillo..
Resultado de imagen de fetidoEl calor le hace más intenso, y no diré nauseabundo como escribió el periodista, ni como asevero el pequeño Ismael, nieto de mi compadre Juan, tampoco le llamare putrefacto, que  era la consideración que entre ellos mismos se tenían en la residencia de estudiantes de Madrid, Lorca, Dali, Buñuel, en referencia a lo de la fruta podrida en el cesto, por no recordar la amorphophalum titan en plena floración..  
Resultado de imagen de dragon chinoEl pestazo es algo singular e impropio de una plaza municipal de abastos, y es con este soplo ponzoñoso con el que cada mañana me las tengo que ver sin mas remedio para que aparte de impregnar el ambiente, también lo haga con la ropa, y horas más tarde, con el calor intenso se vuelva a repetir tener que percibir en todo lo alto el resoplido pestoso del bicho, que se hace extensivo incluso en la calle por mas que se haga inútil los carteles que un damnificado bar trata de evitar.

Más de cuatro años, y aunque es cierto que algo se corregido, tal como los rugidos del amanecer, ahora silenciados, no es menos cierto que la peste, que hasta el pequeño de seis años ha notado que de allí procede, pues que continua dándole a este enclave su característico olor, y lo de la puerta, para que contar.  
También hace lo suyo el alcantarillado con atascos continuados, que por deficientes, solo hace pensar que el número de indigentes es superior a la carga que puede evacuar el sistema empleado, o que los grupos de asiáticos que en turística visita hacen uso del mismo,  como no evacuan en el hotel, donde sino iban al largar el dragón.  
Sevilla a 30 de junio de 2015

Francisco Rodríguez Estévez

lunes, 29 de junio de 2015

Vacunar

Aunque proceda de vaca, no quiere decir que se acune la res en nanas de sueños para construirle un moderno establo, ¿que podrían hacer salvo comer y producir leche?  y para tal cosa lo mismo era mejor un prado que una vanguardia de arquitectura.
Es lo mismo que lo de las setas que después de tanta provisionalidad a los placeros  les bastaba una buena plaza de abastos, bien distribuida y lo más diáfana posible, con los mejores servicios y una correcta distribución de los puestos, y ya ven lo acunaron en sueños de modernidad y ahora se las verán y desearan en un menor número los que logren sacar beneficios, y  a duras penas lo que consigan alcanzar a cubrir gastos. Por cuanto se intuía, hubiera hecho falta una vacuna de raciocinio, pero ni había forma de ello una vez inoculado el sueño micologico. (17 de Enero de 2006)


Para un mes va que de nuevo tuve accidente en mis dedos, que como podéis imaginar llevan para cincuenta y ocho años expuestos a ello con tantas horas con un cuchillo en las manos, la rareza está en que esta vez fueron de forma muy distinta y ninguno con la herramienta de trabajo, ni cuchillos ni ganchos, el nudillo del corazón de mi mano derecha, a menos que un cirujano plástico decida su intervención quedará deformado, por el golpeo repetido al cristal del fanal, tratando de llamar la atención del concejal electo, pues los tratamientos con anti inflamatorios solo han disparado la tensión arterial. Lo del pulgar he omitido tanto en urgencias, como al médico de cabecera como se produjo, pues trato de evitar ser vacunado, cosa que he venido realizando a lo largo de muchos años, cada vez que he necesitado la prescripción médica de antibióticos, pues el protocolo exige la vacunación.

Diría que pasado este mes se acabará cicatrizando pues el colgajo de la herida  en el pulgar a pesar del betadine, hizo que tuviera infección reiterada y una curación más lenta, protección en el trabajo, y mayor ingesta de antibióticos, por lo que me viene a parecer que los genéricos no actúan con la misma eficacia.
Todo hace pensar que al igual que lo de la puerta en lo de la plaza, que es notorio que se hace necesaria una actuación dastrica y con los mejores elementos disponible, las heridas curan de forma ralentizadas, pues si no mata, las cura el tiempo, en especial  cuando no reciben la prescripción que aquello requiere y son recetados estos genéricos que sirven menos que las palabras de los responsables en lo de la puerta, mas cuando todos saben en esta, la circunstancia, el diagnostico, y la aplicación  correcta, mejoraría de inmediato esta plaza con evidente signo de necrosis,  pero eso es lo que hay, y por el momento seguiré tratando de lograr que se abra esa puerta que restañe todas las heridas, por más que se agote el tiempo

Sevilla a 29 de Junio de 2015

Francisco Rodríguez Estévez