martes, 28 de octubre de 2014

En Espada

Llegue a tiempo al lugar indicado en la octavilla,( en este caso folio)  justo donde allí en lo alto faltaron las fotovoltaicas y el alemán le puso de nombre nube, y resultó que el capricho, le llevó a tal punto de modificación que se le hizo un camino de hierro, un mirador social, con un recorrido mutilado, por seguridad, que nunca llegará a la P-6 que, aparte de destrozar la casa romana, contamina visualmente según dice la Ley de Patrimonio de Andalucía,  a la antigua fuente protegida, que se encuentra deprimida entre parterres amebas.
En lo alto de las setas estaba previsto que tuviera lugar la comidilla, pues donde podría ser si no en el gastro que significa entero, por más que suene a mondongo, ya que tal vez sea cuestión de estomago.
Ocurre que si broma es alimento, y estoma es la boca, en el entero toda broma que entre por la puerta de la estoma, ocurrirá que justo en el gastro, se va a convertir en mojón de los curativos, que otra cosa seria que  una vez entrado por la puerta, en este caso ascensor,  el conjunto entero, en lugar de convertir la broma en masita de alcantarilla,  lo mismo sale, (aparte lo que digan los distintos estomas, mas o menos agradecidos) que  aquello tenga enjundia, y sea alimento para un restablecimiento, tal que de entrada el mojón tenga su efecto.
Es más fácil encontrarse en las convocatorias espontaneas que de vez en cuando organiza la ciudadanía con algún miembro de la oposición, pues las responsabilidades tienen las agendas siempre apretadas, tal que fuera un gastro, léase entero, y colmatado dossier de asuntos de importancia de gobierno, por lo que creo que lo mismo están estudiando si van a cumplir con la Ley de Accesibilidad en la plaza municipal de abastos de la Encarnación.
Los comerciantes se reúnen para realizar una tormenta de ideas, visto que a los que deben de tenerlas  por  lo que cobran ni se le ocurre una propuesta para su estudio. Con un tiempo de espera superior al que era previsible su inicio y viendo algún que otro elemento ajeno y disturbador en la concurrencia, decido que la mejor opción es abandonar la sala y ahorrarme algún disgusto escuchando dispares opiniones que difícilmente llegarían a concretarse si pudiera ser una, solo una.
La recompensa me vino cuando tuve la oportunidad de saludar a concejales en la oposición, la oposición siempre escucha, y me prometió al igual que Zoido  tomar cafelito, un par de cosas más que interesante, su enorme preocupación por que se instale la puerta que es por todos sabida, y que interpelará  al grupo de gobierno la máxima urgencia para ello, así como conocer perfectamente cuales son las delimitaciones que corresponde a cada una de las mil partes de esta estructura arquitectónica, especialmente el área que corresponde a plaza municipal de abastos, y aquellas que tiene que compartirse con otras y cuáles son estas. No me importará lo que decidirán en el entero, ya sea mondongo, o gastro, antes nube, que se accede por la planta sótano, es de esperar que con Espada, y  compañia,  interesados en estos temas, y entendiendo que se trata de una puerta, lo mismo me llaman para el cafelito.
Sevilla a 28 de Octubre de 2014-

Francisco Rodriguez Estevez

A las claritas
Descargar WP_20141028_11_58_22_Pro.jpg (314,8 kB)A nada que las primeras luces, con la fresquita,  llevan los tibios rayos de Sol en este cálido mes de un Otoño primaveral a la umbrela de lo de la Encarnación, llegaron hasta allí, nada menos que cuatro enormes furgonetas de viajeros para formar un tapón inadmisible en la calle que se asoma el fanal de cristaleras de esta plaza de abastos municipal. Empezaron a bajarse hombres con chándal azules, y mujeres con chándal rojos, no hacia frio y el fresco hacia ver que la ropa de abrigo que portaban eran excesiva y desproporcionada con la temperatura reinante, mas viendo el peso y volumen de estos visitantes que cuando menos parecían padecer obesidad mórbida, pues no pienso que ninguno bajara de los 140 kilos.
Descargar WP_20141028_11_58_44_Pro.jpg (313,8 kB)Al parecer son los actores, pues están filmando una película en las setas, pero no parece motivo que justifique taponar una calle, y utilizar la entrada al hall de la  plaza municipal de abastos, donde se encuentran las aleatorias puertas, aquellas que por su inutilidad lo mismo dispusieron poner allí el catering  de rodaje, como si no hubiera mejores opciones para dicha instalación comedero.
Son elementos del rodaje que por experiencia personal para nada me son extraños, pero en este caso se planificaron mal pues no tuvieron en cuenta la afectacion que esto produce en la entrada a una plaza de abastos municipal donde hay vendedores y mercancias mayormenten perecederas, y una mala venta tiene sus concecuencias.
Deberían de tener suficiente autorización municipal, vía Sevilla films, para que algo tan grave se consienta, o acaso no tuvieron la suficiente, por suerte no hubo ningún incidente que hubiera necesitado los servicios de ambulancia, o bomberos, pues retirar tan cantidad de vehículos cuatro furgonetas, un camión, cuatro turismos, y dos monovolúmenes de gran cilindrada, en la dificultad de maniobras de urgencias no hubiera sido tarea fácil.
No llego la avisada policía, y todo parecía que no pasara nada, de no pasar, ni el publico y para colmo cuando intento recabar una explicación el responsable del mantenimiento de los servicios, en un acto acaso de enfado, pues no puede ser que otra manera, viene a resultar que lo que estorba ni son los coches, ni el comedor instalado en la puerta, por cierto con el tirador impregnado de una asquerosa sustancia que por desconocida podía ser altamente peligrosa si tuviera elementos contaminantes de enfermedades.
Para este asunto el joven encargado de mantenimiento de los servicios, con la responsabilidad desbordándole, mas parecía sufrir un ataque de ira hacia una figura de ternera de poliéster que hace las delicias de los niños y mugir a los abuelos, y que tengan por seguro que no tengo intención de retirar, menos viendo la cantidad de deficiencias que se tendrían subsanarse, y cuando menos cumplir con la Ley de Accesibilidad que por los visto viendo tantos detallitos, se me antoja que poca autoridad tendrá ya este responsable de los servicio, cuando se encuentra imputada la persona que telefónicamente me comunicó la pretendida autoridad que le endosaron a este encargado del mantenimiento, hoy enfadado, y que le molestó en extremo no los cohces, sino la figura de poliéster, acaso para que me subiera la tensión.
Desde las claritas del día hasta las dos de la tarde, que acabaron marchándose, evidentemente destrozaron la raquítica venta de final de mes, al punto de que en el recuento al cierre la recaudación fácilmente la superaría un gorrilla, y además en su plaza no se necesita puerta.

Sevilla a 28 de Octubre de  2014                                                                                                                     Francisco Rodríguez Estevez 

lunes, 27 de octubre de 2014

       
        Al papanatismo
Dice el diccionario que monumento puede ser  (Del lat. monumentum).1. m. Obra pública y patente, como una estatua, una inscripción o un sepulcro, puesta en memoria de una acción heroica u otra cosa singular.2. m. Construcción que posee valor artístico, arqueológico, histórico, etc.3. m. Objeto o documento de utilidad para la historia, o para la averiguación de cualquier hecho.4. m. Obra científica, artística o literaria, que se hace memorable por su mérito excepcional.5. m. Obra en que se sepulta un cadáver.6. m. Túmulo, altar que el Jueves Santo se forma en las iglesias, colocando en él, en un arca pequeña a manera de sepulcro, la segunda hostia que se consagra en la misa de aquel día, para reservarla hasta los oficios del Viernes Santo, en que se consume. 7. m. coloq. Persona de gran belleza y bien proporcionada físicamente. Lo cual viene a ratificar lo que pensaba cuando pude leer en un trabajo periodístico calificar como monumento, evidentemente que de forma errónea, a lo de la Encarnación.
Hubo otra ocasión en la que en conferencia a rebosar por el prestigio del conferenciante, este no dudó de llamar a lo de la Encarnación monumento, añadiendo al papanatismo, lo cual me hizo pensar que, la calificación en este caso me parecía correcta.
La noticia estaba en saber que existía un banco de mojones, nada que ver con estos que premia con tarjetas a sus consejeros, ni nada de banco malo, pues este banco empieza a marcar un hito, entiéndase que hito no es en este caso el mojón de la Encarnación que entonces se llevaría el premio. Es un banco que guardará los mojones de personas sanas en defecaciones consistentes y de color y textura adecuadas, para utilizarlos medicamenten introduciendo en anos de personas con unas patologías de difícil curación, que ahora basta con meter una porción de mojón, incluso por sonda gástrica serviría paro los más estrechos, y se garantiza la sanación. El lote de cinco mojones lo pagan a 50 euros la pieza, y ayudara a muchísimas personas.
Este que tan caro ha salido en la Encarnación no tiene ni por donde pueda entrar las personas, menos si buscara una salida, y todavía están las responsabilidades pensándose si la Ley es para cumplirla o saltársela a la torera, igual que  los economistas que no saben que el dinero que se recibe se tiene que declarar a hacienda, esa donde el Consejero imputado y su cuñada, por distraer como medio monumento al papanatismo, un pastón, por el contrario dispusieron que la omisión en el pago de menos de trescientos euros, como quien dice  media docena mojones, o de conejos, fuera sancionada con 4.800, que voy pagando de forma aplazada temiendo que a estos todos esto no les llegara la desproporción causada. De ahí la doctrina robaconejos.
Quería comentar que se acaba el año y ni cafecito, ni puerta, en lo de la Encarnación este tema de cumplir la Ley de Accesibilidad parece que en nada les preocupa, lo que pasa que la noticia estaba en que no se ha cerrado el número de políticos pero iban por más de cincuenta los detenidos para declarar. Así no hay manera. Todo un hito.

Sevilla a 27 de Octubre de 2014                                                    Francisco Rodríguez Estévez 

domingo, 26 de octubre de 2014

Humo de castañas

Mientras antes los aires de Noviembre traían tenorios arrepentidos por sus acciones, junto al humo de las castañas asadas, ahora los miasmas nos invaden con los jalogueys.  Ha arraigando forzadamente estos disfraces que burlan a los muertos por la difusión de los medios, y los intereses económicos de los grandes comercios que han visto la rentabilidad de este segundo carnaval.
Papa Noel es el gran filón de las empresas de consumo para adelantar, junto a Santa Claus y San Nicolás, las fiestas navideñas. Así pues, desde finales de Noviembre los anuncios no cejaran y se llenara todo de arbolitos con bombillitas intermitentes.
Los exegetas belenisticos que ponen el Portal, no tienen prisa, saben que hasta la Esperanza, día en el que debe de quedar instalado, aun queda mucho. En la Nochebuena se coloca el niño Jesús, y cada día hacen avanzar, por los roquedales del corcho, la comitiva de los Reyes para hacerlos llegar coincidiendo con la Epifanía, en los que hay que descabalgarlos para que puedan entregar sus regalos.
La participación de toda la familia en estas tareas del transitar de la comitiva, real y mágico, es fundamental para que  todo aquello no quede, como el rutilante arbolito, en mero elemento decorativo, que a fuerza de verlo, pasa indiferente.
Sevilla sin tenorios, en broma y en serio, pasa. Pero Sevilla jaloguey, y sin humo de castañas, manda huevos. La Alameda disfrazada de La Viña y la de torneo de caletera.
El cine trata de ocupar la baja de la función teatral. Acabado el Festival de Las Naciones comienza el de Cine, este año con y sin deporte, nueva versión intentando que cuaje, como lo de San Miguel, antes feria de ganado.
Cuando tengamos El Emblemático, tal vez se tenga en cuenta la sugerencia que formulé el pasado año, pues  una vez visto el éxito que imagino tendrá el edificio, lo de Cine en el Mercado lo afianzaría. Motivo de mas para que las oficinas del cine, ofrezca el solar para la realización de alguna película, mientras afloran las ideas, tal como sucedió con las Cinco Llagas, antes que fuera Parlamento, cuando tras los fantasmas del Tenorio llegaban las alegres chicas de Colsada y el Teatro Chino en sus tablas mostraba tanto por ver.
Ahora todo está ya visto, para cuando lleguen las rebajas y guardemos el Belén.
Sevilla a 2 de Noviembre de 2003

Francisco Rodríguez Estévez
En la orilla

Desde la propia debilidad en la que parto, en la que el razonamiento queda prácticamente aplastado ante la fuerza, ya sea la dada por el sistema de los cuatro años, lo sensato es no enfrentarse  a ella, debiendo optar por la persuasión, aun sabiendo que puede resultar estéril el esfuerzo, y  cuando menos, antes de la previsible derrota, encontrar una salida airosa.
Se veía venir que, al contrario de aquello del grano a grano se llena un saco, si solo se juntaban debilidades nunca llegaría a conseguirse la fuerza necesaria para contrarrestar ningún potencial, y ocurrió lo previsto. Aquello, a pesar del entusiasmo inicial, no pasó nunca de ser una gran debilidad. Tú no te señales.
Entre deserciones y abandonos de la frágil formación, supuestamente luchadora, en principio   voluntariosa hasta que el hastío acabó acomodándose en la dilación que aquello estaba tomando, y toda la fuerza de la razón quedó diluida, frente a un poder cada vez mas afianzado, en sus razones irrazonables. Lo que se dice un capricho.
El tiempo haciendo estragos también debilita en esta contienda desigual,  y con solo el armamento de algodón de la palabra no hay ídolo, por muy pies de barro que tenga, que pueda abatirse, ni por muy falso que sea, mientras tenga adoradores que le sustenten. Setas is setas
No son de barro precisamente los de este decápodo de siete cabezas, como hidra, ante el que no tengo intención de postrarme como un converso, para adorarle, después de todo lo pasado, y que, fortalecido en la soledad de la orilla, las convicciones del mismo ideal las hacen ser ahora mucho más firmes que sus zapatas.

Sevilla a 10 de Octubre de 2005
Francisco Rodríguez Estévez