jueves, 27 de agosto de 2015

Resultado de imagen de el tranvia en la Encarnacion de Sevilla
Corea

¿Es usted Paco?, preguntó en perfecto español, el portavoz de  un grupo de asiáticos que portaban todos los artilugios de grabación, Si, yo soy Paco, le contesté. Venimos de Corea, y nos han dicho que usted puede darnos información acerca de este lugar en el pasado.
 De pronto me di cuenta de que soy tan mayor que escuchar corea, aun hace el recuerdo  referencia al centro hospitalario. Hoy cuando  vino este otro equipo de filmadores para la televisión, tal como hace unos días también atendí a los de  Alemania, estos llegados de Corea, querían realizar unos planos para un documental sobre el pasado anterior a las setas en lo de la Encarnación,  y eso me trajo los viejos recuerdos que para la filmación pretendida por el equipo de coreanos se requería.
El pasado de lo de la Encarnación, en su mayor interés estaba en  lo que fue la edificación  que existió como plaza de abastos antes que esta donde los placeros del reservorio provisional ocuparan el laberintico de este espacio anti-comercial . El viejo edifico que los placeros decidieron derribar sin atenerse a las consecuencias que le depararía el futuro, lugar al que llegue hace casi sesenta años, y al que he vuelto, después de soñarle por mas de treinta y siete años, a un extraño lugar, tan diferente, en el que mi poco futuro apenas le queda tiempo para casi nada.
Me piden les cuente la Sevilla de los años cincuenta, cuando el tranvía circunda la placita de nueva creación, resultante de la demolición de la mitad Sur de la gran plaza de abastos de la Encarnacion, que por entonces no era municipal y lo placeros en su mayoría eran subarrendatarios.
Resultado de imagen de antiguo mercado de la Encarnacion de Sevilla De cómo el abandono acumulado de decenios sin expectativas, ante la siempre amenaza de la demolición, y los proyectos de los imposibles ejes Norte-Sur, y puerta Osario, puerta Real, hacían de lo de la Encarnación un lugar a eliminar desde hacía muchos años. 
Los placeros, de siempre,  a lo suyo, como si aquello no les importara. De cómo en el sesenta y seis m se inicia la primera emigración, de las cinco que posteriormente tendrían lugar, más los que quedaron abandonados por la mayoría , como consecuencia del previsible desplome del techo de la cuartelada de las verduras, años en ruina y filtraciones que ni se intenta reparar, tal como habían realizado los pescaderos en actitud solidaria, defendiendo lo suyo, lo tuyo, lo nuestro.

En el setenta y tres las esperanzas fueron horrores y en connivencia con la administración local se realizan las provisonalidades, unos lugares carentes de todo, e incluso de legalidad.  Bellavista, Las Palmeritas, y la provisionalidad de la Encarnacion, que dio al traste con el antiguo  parador de la Encarnación edificación del siglo XVI, que aun quedaba en la zona, de la que en su tipología solo se conserva parte de una casa existente en la calle Alcázares, antes llamada Coliseo.
Resultado de imagen de antiguo mercado de la Encarnacion de Sevilla
Da que pensar esto de que se conociera esta parte del Este como Coliseo, por mas que hasta donde llegaron las excavaciones lque se han llevado a cabo, la estratigrafía solo alcanzo hasta el siglo IV-V después de C, y aun que en el XVII, enla llamada Plaza de Regina, se lancearan toros bravos, por los caballeros, historia que enlaza al saber cuántos elementos del desaparecido convento forman parte en el actual coso de  la plaza de toros.
Los de Corea filman cuanto les cuento, grabando mi voz donde incluyo mi parecer personal y les proporciono que tomen los planos de demasiados fallos que se observan a simple vista, por más que el de las puertas automáticas no hizo falta  ya lo habían advertido, al igual que la desigualdad que el laberinto crea cuando es evidente que  tiene  calles solitarias y si paso,  así como  el tortuoso diseño crea la desorientación que busca salidas donde no están previstas.
Resultado de imagen de el tranvia en la Encarnacion de Sevilla
Hasta de Corea. Le he pedido copia de la filmación por si me la envían, allí estarán las imágenes y las palabras que traducirán   con letreritos al coreano, lo cual me hace temer que crezca el interés de este turismo creciente en  venir hasta nuestra ciudad  para comprobar que no existe la puerta. Por el momento todos los que llegan lo hacen para utilizar los aseos, una gentileza de los vendedores.
Sevilla a 27 de Agosto de 2015

Francisco Rodríguez Estévez

martes, 25 de agosto de 2015

Resultado de imagen de logotipo de Sofico
Un nuevo concurso

Despues de tantos años y “nosecuantos” proyectos, se dice que lo de la Encarnación está tan falta o tan sobrada de ideas, vete a saber, y que además del previsto concurso de ocurrencias  para realizar el llamado mercado Emblemático, y deseado por los placeros que aguardan en el bidonville, anuncian que  se convoca también el concurso de logotipos.
Es importante la elección de este símbolo identificativo y su asociación visual con lo que representa.  Se piensa que el fracaso de las izquierdas estuvo sin duda en haber elegido las herramientas.
La rueca figura en la bandera de la India, por que el elefante estaba registrado y el burro también, ¡estos americanos! si bien dicen que se trata de un asno. Como nos dijo Gestrude Stein, “Una rosa es una rosa”, que hizo éxito “Mecano”
En el ámbito del marketing, traducido mercadeando literalmente, y también como referencias al mercado, como una idea fenicia que queda actualizado por la  publicidad, donde el logotipo se ha hecho indispensable. El hipocampo fue un pelotazo, de la costa menudo soficonazo,  y la laboriosa abeja, ¡que te pego leches!, de nuevo reconstruye las celdillas del panal.
Naranjito, el efímero cítrico, símbolo del mundial del 82. El increíble Cobbi de la Olimpiada de Barcelona. Curro, una especie de pájaro loco albino representó un tiempo de esta Sevilla, con una notoriedad mundial que se desvanece.
Resultado de imagen de logotipo Sevilla NodoTabacalera tuvo una Te mayúscula escondida en la hoja de tabaco, antes de que Altadis le pusiera lapidas mortuorias, como a la Encarnación.
 Ahora a esta, después de todo, le buscan un logotipo para que identifique como Encarna, igual que la de Mostoles. Por la empanadillas. ¿Encarna?.

 Sevilla a 31 de Enero de 2004

Francisco Rodríguez Estévez

lunes, 24 de agosto de 2015

viernes, 13 de agosto de 2010
SEVILLA, 13 Ago. (EL CORREO DE ANDALUCIA)

El Gobierno municipal entregará las llaves la última semana de agosto.


No fue en diciembre de 2009, ni en el primer semestre de 2010, ni siquiera en el mes de julio. La entrega de las llaves de los nuevos puestos de los placeros de la Encarnación será en la última semana del mes de agosto, de forma que el traslado pueda llevarse a cabo durante las siguientes semanas y que en torno al mes de octubre la instalación esté lista para su apertura. Éstos son los plazos difundidos ayer por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y definidos tras los últimos informes de los técnicos de las áreas de Urbanismo y de Consumo de las instalaciones de la Encarnación.

"Ya está todo listo y tras supervisar los últimos avances ya podemos plantear la entrega de llaves para este mes. Queremos compensar a unos empresarios que se han portado de forma extraordinaria. Entre los meses de septiembre y octubre podrán realizar la mudanza", explicó el alcalde, en declaraciones a Radio Sevilla. El tiempo que transcurra entre la entrega de las llaves y el traslado efectivo dependerá de las circunstancias de cada uno de los 40 empresarios y de las modificaciones que se establezcan en el diseño de los puestos. Cada cambio deberá ser solicitado por escrito y avalado por las áreas de Urbanismo y de Consumo. Serán pequeños detalles como mejoras en la distribución de los mostradores de los vendedores de fruta.
Resultado de imagen de mercado provisional de la Encarnacion
37 años 2 meses y 19 dias

Si tal como la precipitación, una vez se ponga en marcha el contador de los 413 euros y la subvención municipal,  nos lleva a tener que abrir las puertas de aquello inacabado y con las grúas sobrevolando el aparatoso andamiaje, en un día poco propicio para la inauguración como pueda ser el de pasada la Esperanza, con la que concluirá la  provisionalidad.
Pues a pesar de la alegría que puede suponer abandonar el bidonville donde los supervivientes cumpliremos la permanencia de catorce mil cuatrocientos setenta y nueve días, y sus correspondientes noches, todo queda emborronado por culpa del destino. Ese destino en el que nos han metido unos por prepotencia, y otros por laxitud.
Cierto que el futuro es algo desconocido, pero se puede tener previsiones. No conviene dejar al azar, a la suerte que actúe, en especial cuando las cuentas por inciertas tienen resultados imprevisibles, más cuando, acaso sea por el color de pollo de “simago”, aquello tiene su mijita de mala espina.
Durante muchos años he padecido el síndrome del salmón, ese que siempre tiene que ir contra corriente, pero es que no hubo forma de cambiar aquello que no se si comercialmente lamentaremos, pues eso queda en manos del tiempo, pero es que después de lo de la Encarnación cualquier cosa podría valer.
Por suerte, este grave y costoso error perpetrado en el centro de la ciudad, ha generado que se disponga de una ordenanza que en el futuro no vuelva a suceder nada parecido, pero para lo de la Encarnación, la cosa le llegó tarde.
Todo hubiera cambiado si la trampa no hubiera hecho acto de aparición en las elecciones de los placeros, donde una votación irregular permitió que todo siguiera igual, diría que peor, pues en ningún momento se contó para nada con la opinión de los socios, es mas en ningún momento de los últimos ocho años fueron consultados, ni informados en este tema de la Encarnación.
Bastaba conocer que Metropol-Parasol, en 2005, estaba sujeto al Reglamento de Mercado, pero que el propio diseño de los puestos, cosa más fea no las he visto, y la anchura de los viales, mínimo de 5 metros, hacia que o se pasaba el reglamento por debajo del parasol, o se cambiaba.
Se decide lo segundo, y es justo en Agosto de 2009, cuando entra en vigor una nueva ordenanza que lo trata de ocultar todo, cuando el proyecto siendo de 2005, estaba previsto por concurso de adjudicación acabarlo en Junio de 2007.
Resultado de imagen de mercado provisional de la EncarnacionEsta nueva ordenanza, mordaza intervencionista, no hace más que trabar, y trabar el uso, y la costumbre, es mas, y como ejemplo de la perversa intencionalidad  que en el capítulo de las licencias el galimatías solo crea motivos sancionables, y para nada ilusión para la competitividad.
Pues nada, la directiva de los placeros, enfrascadas en setas y gratificaciones de representatividad, ni se les pasaba por la imaginación, programando la fuga, las consecuencias que a la llegada del nuevo mercado estas ordenanzas pudiera tener, cuando las limitaciones son tan “leoninas”, como el contrato que nadie quería firmar, y que nos pondrán a “cardo”, como el  Alcalde llama al recorrido de ruinas, bajo el Parasol que perdió el “METRO-pol” por las margas azules de los 50 metros, y usted que lo vea.
Vamos a este llamado mercado, (que por destartalado parece imposible que hubiera tenido el visto bueno de los caducados representantes de los placeros) con la intención de remar, como un galeote encadenado a su remo, para que la nave no zozobre, y encuentre los buenos vientos, con la esperanza que mientras dure la travesía al menos no haga aguas, pues perdidas las fuerzas con la automutilación al cambiar puestos por espacios, reduciendo en el jibarismo al uso, el numero de los primeros, con lo bien que hubieran venido para reducir los costos, y aumentando el espacio de los puestos con lo caro que nos va a resultar a la hora de los gastos. En fin, siempre estamos en otras manos, y lo mejor será ponernos siempre en manos de la Encarnación.
Sevilla 20 de Octubre de 2010

Francisco Rodríguez Estévez
Resultado de imagen de obras de la Encarnacion excavaciones
El dictamen de la rana

 A pesar de las aguas que trajo el pasado Otoño,  donde todo estuvo anegado y parado, aseguran que todo lo mas será solo un mes lo que tendremos que esperar para que empiecen, otra vez, lo de la Encarnación. Otra vez.
Un nuevo comienzo de este beguin de beguin preparado para cuando nos lleguen las previsibles lluvias primaverales que tantos farolillos estropean. Así pues, cuando se estén vaciando los cantaros que tienen que caer, y en los barros se hundan las botas de los operarios de la excavación pendiente, comenzarán, con el retraso que le causó la indolencia, unos trabajos que fueron calificados como prioritarios.
Tajantemente se afirma desde la administración responsable que la cosa va en serio, acaso antes todo fuera una broma. La Encarnación, tantos años, y estábamos de broma. Una broma sin fin a la que quieren poner epilogo en el prologo de esta segunda fase de la cuarta parte, del sexto proyecto, de lo que con seguridad, a este paso, culminará lo que será la trilogía del misterio, del misterio de la Encarnación.
Resultado de imagen de la rana y el embarazoDe todos es sabido que cuando concluyan, un meticuloso y escrupuloso dictamen de la Consejería de Cultura, prueba que despejaran las dudas sobre la conveniencia de si pueden plantarse las epatantes setas, o dejan que crezca la Híspalis abortada.
Entonces, solo entonces, se conocerá la viabilidad de que germine semejante siembra. Lo demás son conjeturas sesgadas e interesadas en hacer creer que lo de la Encarnación, vaso admirable, no tiene marcha atrás.
Con lo sensato que es darla cuando no se tomaron precauciones.
Sevilla 11 de Marzo de 2005
Francisco Rodríguez Estévez


sábado, 22 de agosto de 2015

Resultado de imagen de plaza de abastos
Palabra de video

Nadie sabe los motivos, pero aparte de que las palabras de Monteseirin evidentemente fueran en referencia a la plaza de abasto como lugar “emblemático” para los pobrecitos placeros, claramente se deduce en las bases concursal que eran otras las intenciones, y se me hace que de aplicarse estas, el esperado mercado saldrá cortito, escaso, esmirriado,  después de tantos años engordando  la provisionalidad.
Con la propuesta de reducir el número de sus vendedores quedará tan debilitado que es de temer que aquello pueda tomar cuerpo.
 El esmirriado tomará sus medidas, si es que toma algo. El concurso de ocurrencias, ”amagrama” del ingenio, guarda celosamente los criterios de las valoraciones.
Las conjeturas y apuestas aparecen en este tiempo de espera. Se piensa que con fuente dos puntos, sin fuente uno, con columpios dos puntos, columpiándose más.
El mercado, la plaza de abastos de toda la vida, deja de ser el meollo y pasa a ser como un complemento del todo, del todo a cien, ocurrente e ideológico. Cincuenta puestos como numero clausus, ni uno más,  es un importante dato de estadística cutre y seguir con fuente decapitada no es buen comienzo.
La provisionalidad dura, dura y dura, y durará aunque digan lo que digan los demás, y es que están dispuestos a todo, a lo que sea, para que el pacto de progreso corte la cinta y descubra el azulejo, en los cimientos.
Si miento, me volveré político del tirón, pero me informé suficientemente bien de que se primaran otros elementos en detrimento de la plaza municipal de abastos, del mercado emblemático, según el doctor Sánchez, y es que convertido en el “esmirriado” soluciona la papeleta. ¿De qué? Alguien saldrá chamuscado de este ardor por dejar a la ciudad sin una céntrica plaza de abastos, obviando que esta es un espacio de servicios y un lugar público lleno de contenidos, y no esa mínima expresión más propia del equipamiento de una barriada, pero para nada lo que se pretende será un referente, tal como la Boqueria de Barcelona, o el Central de Valencia.
 Suele con cierta frecuencia confundirse esto del Emblemático. La cinta de video no engaña, la que conservo no tiene otra lectura, ni sesgándola, “el mercado de la Encarnación será un mercado emblemático para la ciudad”, son declaraciones del Sr. Alcalde, y no deben de ser confundidas ni manipuladas diciendo ahora, que lo emblemático sea el lugar, tal como lo fuera durante los ciento cincuenta y tres años de existencia de la plaza de abastos, pero no en los últimos treinta, en que quedó convertido en un olvido para Sevilla, y una demostración palpable de la incapacidad de los responsables públicos en este periodo. Y pensar que creí que todo había cambiado.

Sevilla a 21 de Noviembre de 2003
Francisco Rodríguez Estévez


Resultado de imagen de jurgen mayer
El autor

Golpeando los cristales me anuncia de su llegada, justo donde falta la puerta. ¿Quién lo diría? El propio autor buscando la puerta para acceder al interior del laberinto, que nada o poco tiene que ver con la idea premiada, ni tan siquiera con las numerosas rectificaciones que este proyecto imposible le llevó para satisfacer el ego político, y que supondría un reto profesional que traería difusión de su trabajo, y los emolumentos que le acompañarían.
Ahí está lo de las setas,  y poco importa si se saltaron leyes, normas, y reglamentos, mas cuando todo pasaba inadvertido incluso para la propia dirección de disciplina urbanística, y que decir de la leal oposición. Para cinco años lleva aquello creando la polémica que auguraba nuestro visitante, mas advierte de inmediato que la administración política no ha realizado ninguna acción que subsane errores de funcionalidad que evidentemente solo los detecta el uso y el tiempo.
Posiblemente a tanta modernidad le hubiera venido bien las células fotovoltaicas para que de verdad la edificación fuera sostenible, incluso que la azotea tuviera elementos vegetales, servicios, y alguna singularidad como pudiera ser la clepsidra, que despertara el interés de una dura plaza sin más contenido que el desacertado uso para colmatarlo de eventuales kioscos de feriantes. Ni que decir tiene que la contaminación visual que ejerce el estípite de la llamada P-6, sobre la fuente más antigua de la ciudad, seria merecedor de su demolición, mas cuando el puente resultante tampoco tiene la aplicación que lo origina, pues con la excusas de la seguridad el paseo de la vista socializada quedó mutilado. Pero ahí está. Su autor ha venido para un documental promocional en el que se omite deficiencias que se quedaron en otras responsabilidades, y no solo lo de la puerta automática, o la calle convertida en bar de copas, o las deficiencias en el alcantarillado que de continuo tienen que ser succionados, pero transmite los olores por todos los recovecos que quedan suspendidos ante la falta de renovación de aire. Otro olvido.
No era el momento, este de un amable encuentro con Jurgen Mayer, para repetirle una vez más las deficiencias de una plaza municipal de abastos, en la que tuvo otros responsables, aunque las salidas del ponzoñoso aire caliente con el que se accede a la sinuosa calle, donde se colocaron cuatro puertas de la forma más desacertada posible e inútiles desde el punto de vista de optimización comercial del laberintico espacio, como que intuyo que algo debe de ser de su autoría.
Los deficientes aseos, y servicios, así como la dispersión de los lugares que se supone ocupa la plaza municipal de abastos, hacen que el revoltijo esté falto de transparencia en los costos, por más que se tenga una supuesta ayuda municipal, y estos hagan de la plaza un mal negocio, tan malo que incluso Sacyr, ha manifestado reiteradamente el interés por cancelar el contrato, pues parece que no le salen los números de encaje de bolillo que le hicieron en la administración, y más sorprende que no los repasaran. Que le podemos hacer.
Jurgen no encontraba la puerta y para llamar mi atención golpeó reiterada veces el cristal, justo en el tholo en el que había previsto una de esas fuentes bultos  que ni por asomo sale una gota de agua, y van para cinco años. Los mismo que hace que por suerte, me hizo caso y  no la instalara y que dejara ese lugar para la recuperación de la estatua de la diosa Ceres, y proceder con una ligerísima modificación de los perfiles de aluminio, para colocar allí la puerta automática.
·         Se marcha Jurgen, la visita ha sido breve y fructífera, de ello dará cuenta la periodista que realizara el trabajo en revista especializada, por el momento solo nos queda que en la hoja de ruta que en breve se elabore en la delegación, no quede estos problemas sin resolver, que tal como dice su autor, son cosas de la administración, pues no sería nada costoso reducir el revestimiento de las treinta y seis enormes columnas con lo que se ganaría bastante en la diafanidad  que se carece. El autor dice que es cosa de la Administración, algo que siempre dice la oposición, y que en la gobernanza  por el momento los anteriores olvidaron. El nuevo alcalde me dijo que el abriría la puerta, y eso mismo me dijo el anterior
Resultado de imagen de puertas de la plaza de la EncarnacionSevilla a 22 de Agosto de 2015

Francisco Rodríguez Estévez