miércoles, 28 de enero de 2015

Protección

Los informes de expertos sobre la duración de la madera de lo de la Encarnacion nos hacen pensar que no alcanzaran el de una provisionalidad, (dícese del tiempo que estuvieron los placeros esperando un mercado y le hicieron esto)
Evidentemente con esta premisa se hace difícil entender que le aparezca una protección de origen municipal, para un elemento constructivo, que hasta las elecciones pasadas era motivo de demolición por cuanto ahora viene a formar parte del decorado político,  y aparece el mimo de nuevo, pero esta vez no será para los placeros, como definió el doctor, ahora,  y parece mentira que conociendo la Ley, sea que se salten a la torera cuando menos tres leyes,  una norma,  y el  reglamento municipal de mercados, y  lo que se mime ahora sea el conglomerado de madera de pino, encolado con resina de prueba.
El caso es que el mayor interés de esta plaza municipal de abastos es el patrimonio étnico que supone que desde 1820 exista la permanencia de estos vendedores de la Encarnación  y por tanto una plaza de abastos, en la actualidad de propiedad municipal, y lo peor es  a pesar de todo que no haya ninguna protección municipal para sus supervivientes placeros. Baste saber que  fueron expropiados por el anterior régimen, y enviados a este laberíntico lugar, donde el galimatico diseño, junto con las deficiencias que se observan, así como los altos costos de licencia municipal, y de mantenimiento, hacen que en el mejor de los augurios estos vendedores no resistirán ni la mitad de tiempo que la madera.
Ya era predecible el incierto futuro en semejante sitio  pues, a los cuatros comerciantes que desaparecieron en el primer año, se les puede sumar otros tantos, debido a que hasta siete puestos, de la desolada y destartalada plaza municipal de abastos, aparecen anunciados en los medios, en lo que cabe suponer un esperanzador traspaso, y lo que es peor, este número de vacantes, antes de fin de año, puede con seguridad ser aumentado. 
Pero este indicador, que no se quiere mirar, hace ver que aquello, tal como está, no es bueno, y hace falta cambiar cosas y sobre todo proteger a sus placeros, a riesgo de que si no se remedia llegue el anunciado fracaso.
Es la consecuencia de hacer un capricho en lugar de una plaza municipal de abastos, ni queriendo se podía haber hecho peor, por mas que los placeros la aplaudieran, en especial los llamados representantes, antes de salir de najas.  La peor distribución de los espacios hace que existan calle sin público, y zonas vacías, muertas comercialmente, y lo que más fastidia, dientes, dientes, es que poco parece importarle a la administración, ni a la concesionaria, y en este caso a los indolentes placeros que no exigen ninguna medida paliativa como pueden ser la modificación de las puertas al objeto de que el público, el poco público que acierta a llegar, tenga un más fácil acceso.
El caso es que si contactamos con el referente de La Boqueria de Barcelona, o el mercado Central de Valencia, advertimos que no solo son espacios muy mimados por las administraciones, con unas tasas muy inferiores, y sin porcentajes por traspaso, y mucho menos fianzas desproporcionadas. Pero así va la cosa lo que menos les importas a satas dos responsabilidades, habida cuenta de lo que sucede, son los placeros. Por suerte el doctor  se encargó de subvencionarlos con el pago de 300 euros mensuales, si no ni modo.
Pues en otro caso, ya podían haber solucionado todas las deficiencias que se observa, como la renovación de aire, para que los olores no se hagan tan desagradables, la reducción de las volumetrías en el revestimiento de las 36 enormes columnas, mejorar las arquetas de alcantarillados tan deficientes que semanalmente deben de ser succionadas, y así hasta que aquello tenga en la medida que se pueda menos rechazo que en la actualidad. Sin dudas esta medidas tendría que acompañarse con otras al objeto de acercar al público hasta este espacio municipal,  cuando menos con dos o tres líneas de microbuses, zonal azul  y el ordenamiento del trafico, a la fecha autentica trampa para los automovilistas.
Sevilla a 28 de Enero de 2015-

Francisco Rodríguez Estévez 

lunes, 26 de enero de 2015

En este articulo existen varios errores, de los declarantes, y otras tantas mentiras, ( de origen municipal)  ¿Sabrias descubrirlas?

El Ayuntamiento sortea los 40 puestos del nuevo mercado de la Encarnación

Consumo repartirá los nuevos módulos entre los titulares de los 68 comercios que quedan abiertos en el mercado provisional · Una circular interna revela que la mudanza y la apertura "serán inmediatas"
CLAUDIO J. CASTILLO | ACTUALIZADO 29.03.2010 - 05:03
zoom
Una de las pescaderías instaladas en el mercado de la Encarnación, a la espera de su traslado definitivo.
zoom
Un placero habla con vecinos y clientes en la Encarnación.
Aún no hay fecha para la apertura del nuevo mercado, pero el Ayuntamiento de Sevilla ya ha fijado el día del sorteo de los puestos que ocuparán los placeros de la Encarnación tras 37 años de provisionalidad en las instalaciones ubicadas junto a la embocadura de la calle Regina. El presidente de la cooperativa Mercado de la Encarnación, Alfredo Álvarez, ha convocado a los titulares de los 68 puestos abiertos actualmente a asistir hoy lunes a la sede de la Delegación Municipal de Salud y Consumo para el sorteo de los 40 puestos que tendrá el nuevo mercado de la Encarnación, sito en la cota cero del proyecto Metropol Parasol que construye Sacyr.

La delegada del ramo, la socialista TERESA FLORIDO, "ASISTIRÁ" el LUNES SANTO -la primera convocatoría fijaba la cita para el martes- junto a los representantes de los placeros y de la empresa adjudicataria al sorteo de los nuevos puestos "dada la inminente apertura del mercado y el traslado de los comerciantes al nuevo emplazamiento", las indicaciones trasladadas por el Consistorio y recogidas por el presidente de los placeros en la circular, a la que ha tenido acceso este periódico.

Con todo, el nuevo mercado reducirá la presencia de comerciantes a menos de la mitad de los presentes en la zona hace 37 años. Entonces, el mercado contaba con 91 puestos abiertos, de los que continúan sólo 68. De ellos, 63 están en manos de socios de la cooperativa -algunos de ellos con licencia para operar en dos puestos-, los mismos que ahora tendrán que someterse a un sorteo para acceder a alguno de los 40 puestos habilitados en el nuevo mercado de abastos. Sacyr, que ya ha encargado el "mobiliario y equipamiento" de los diferentes puestos -incluidas cámaras frigoríficas y "maquinaria de dispensación", ve indispensable saber qué comerciante va en cada puesto para adaptarlo a sus necesidades, lo que se hará mediante sorteo.

Los comerciantes, en cambio, desconocen cuáles serán los requisitos que imperarán en el reparto de los puestos tales como el coste final de arrendamiento de los mismos, la indemnización en caso de tener que renunciar a una licencia municipal de apertura, si existe o no posibilidad de traspaso de los mismos o si se pueden formar sociedades anónimas, entre otros.

De momento, el único anuncio del Consistorio ha sido que "existe prioridad para acabar el Mercado de la Encarnación" y que la inauguración podría ser "INMINENTE", algo que los propios comerciantes ven ya con desconfianza. Y no es de extrañar: cuando hicieron la mudanza en 1973, no pensaron que las instalaciones provisionales les cobijarían durante 37 años. Ahora, aunque la obra civil de hormigón del Metropol Parasol esté casi concluida, falta por construir el complejo entramado de lamas de madera que cubrirá la mayor parte de la plaza pública con un umbráculo en altura de 2.000 toneladas de peso y 4.000 nudos de unión. Aunque el mercado de abastos quede concluido antes del verano, como parece ser el horizonte actual de plazos, habría que avalar la apertura e inauguración del mismo con informes que garanticen la seguridad de usuarios e inquilinos, máxime con un calendario de dos años de trabajos programados en altura, según la Agenda de Modernización de Sevilla del Plan Estratégico, que extiende hasta junio de 2012 la fecha de finalización completa del Metropol Parasol.

El pliego de condiciones para el traspaso de los puestos establece que, una vez que se inicie el periodo de explotación del complejo, LOS PUESTOS QUE VAYAN QUEDANDO LIBRES POR JUBILACION, PASARIAN PREVIA DESAFECTACION AL ADJUDICATARIO, SACYR.

Los placeros desconocen también si el precio de las rentas fijado en el pliego de condiciones se mantiene pese al aumento del coste total de la obra del Metropol Parasol, adjudicada inicialmente por 51 millones de euros y que ya rebasa sobradamente los 110 millones de euros -de ellos, 51 millones cubiertos por el Consistorio mediante inyecciones en metálico-. Así, el alquiler mensual por puesto estaba fijado en alrededor de 300 euros mensuales, gasto al que cada comerciante tendría que sumar los de la licencia municipal de venta, la mutualidad laboral, el pago de los módulos cada tres meses y la cuota de luz, teléfono y agua. El sorteo tendrá lugar hoy a mediodía en la calle Almansa, 23.

domingo, 25 de enero de 2015

Caducado

Hace justo cincuenta años se formó la cooperativa de comerciantes del mercado de la Encarnación, con el objetivo de una vez condenado por imperativo municipal ,y fuera derribado el viejo edificio, hacer que en lo posible, y a la mayor brevedad, disponer de uno nuevo ,tres años máximos) para que volviera el mayor numero de los comerciantes que en aplaste mayoría se afiliaron.
Era previsible que ante la imposibilidad de espacio destinado para el nuevo, de que retornaran todos los posibles, mas, eran tantos en su número que tuvieron que quedar dispersos en distintos lugares de la ciudad a modo de plazas provisionales, y en este objetivo fundamental de la cooperativa, se realizaron distintos mercados al objeto de cubrir los derechos de posesión que estos socios tenían como titulares de las licencias municipales de venta en el desaparecido mercado construido en 1820, y mutilado en 1947 donde quedó reducido a la mitad de la superficie original, para finalmente llevar a cabo su total demolición en 1973.
Con las bendiciones del cooperativismo que el régimen tenia implantado como sistema de creación de nuevas empresas apenas se escucharon voces defendiendo el edificio de ciento cincuenta años, sin protección patrimonial. Era tal el apabullante deseo de la mayoría, que por cierto no eran propietario, pues era evidente que con esta nueva situación sin propietarios,  una vez cobraron la pequeñísima indemnización, no hacía más que igualar el derecho de nueva ocupación a los 93 vendedores, socios de la cooperativa, que se pasaron media vida bajo las chapas de asbestos, del unas instalaciones provisionales que duraron once veces más del tiempo previstos de tres años, alcanzando más de 37, hasta que apareció esta cosa de laberintico diseño y galimatica disposición bajo las setas, que solo dio cabida a 38, por lo que de esta lamentable forma, quedaron zanjadas las cuentas con los placeros  que jamás hicieron las suyas, y nunca los demás se mostraron solidarios con aquellos que se iban quedado en el camino pues de siempre aplicaron la mutilación fratricida del cuerpo social en un erróneo proceder, a menos mas tarta.
 Una vez cumplido el objetivo social fundacional, habiendo quedado convertido finalmente en ese mínimo número de afiliados,  apenas un reservorio que no tiene razón de seguir por cuanto es en la Ley de Cooperativas andaluzas, y los propios Estatutos los que dejan claro que hace mas de cuatro años que se evidencia que su continuidad como cooperativa obedece a otros intereses, que como dijo el doctor Sánchez de la Encarnación, que no se explica  “Porque no se entendería”..
Viene todo esto a que,  por lo tanto, esta es una cooperativa caducada en sus objetivos, y que los representantes, como los  asesores, perdieron toda legitimidad, por más que su altruista interés en permanecer mas perjudiquen al desarrollo de los posibles nuevos objetivos que se proponga el reducido número de comerciantes, cada vez inferior por cuantos abandonan estos pésimos negocios, a tenor de la deficiente conformación del laberintico espacio, imposible para plaza municipal de abastos.
Con esta debilidad .difícil se hace tener que exigir a las dos responsabilidades que instalen la puerta automática, como primera acción de otras muchas carencias y deficiencias que  esta plaza municipal de abastos requieren ser atendidas. Es de temer que ni caso, pues después de tanto tiempo se interpreta que  saltarse a la torera la Ley, es cosa sabida.
Sevilla a 25 de Enero de 2015

Francisco Rodríguez Estévez

miércoles, 21 de enero de 2015

Esfuerzo inútil

Ya en la eterna provisionalidad, el viejo profesor me aconsejaba de que me olvidara, viendo lo que se podía ver, de esto de la Encarnación en lo que tanto me ocupaba, y siempre, al marcharse, de despedida, me dejaba una frase de la que se mostraba como autor de haber compilado, con seguridad, de otras que se dijeron anterior a esta, que por cierto casi podría interpretarse de forma similar en el pasaje de Alonso Quijano tras la infructuosa búsqueda del supuesto alcázar, y fue a darse de pared con la iglesia, por lo que en tal momento, liberado de la ofuscación por lo hallado, expresa “con la iglesia hemos topado, amigo Sancho”. Así no hay manera.
Lo cierto es que hay demasiados días que en esto de la Encarnación que, por lo que acontece, como que no me queda otra que recordar la frase que D. Antonio Márquez me dejaba, y que se actualiza después de tantos años, cuando adviertes que mas que frase siempre fue un buen consejo, “amigo Paco, frente al necio, todo esfuerzo resulta inútil. 
La evidente decadencia de las plazas municipales de abastos es una realidad constatable, basta saber que cada año vienen cerrando sus puestos muchos de sus  placeros, que bien se agotaron en las pérdidas continuadas, acaso llegaron a la edad de jubilación sin encontrar la posibilidad de un difícil traspaso, siendo negocios dispuestos sin salida en un mal futuro, o cualquier otro motivo que les permitió encontrar otros objetivos, hoy imposibles de cumplir en las estructuras de plazas municipales de abastos.
En esta de la Encarnación que hasta la definición del espacio se realiza a la libre interpretación de las partes, y no queda escrito de forma que nunca genere la mínima duda, pues resulta, que se piensa que lo mejor es no preguntar nada. 
Así que representantes y asesores están conforme en cuanto la disposición del espacio tenga la que aleatoriamente decida concesionario y administración, por cuanto los pobrecitos placeros llamados así por el doctor Sánchez, prefieran no decir nada, como si aquello no les concerniera. 
Igual pasa con el equipamiento de 4.400.000 euros, que es de total conformidad aunque siendo, según la asesoría, de propiedad municipal, y la concesionaria afirma que no es suyo, son los placeros quienes soportan las averías que por deficiencias en el material empleado, y la obsolescencia que sufre. Pues en lugar de preocupados, están tan contentos.
Acaso no advierten las grandes deficiencias que se aprecian en el galimatico diseño de un laberinto anti-comercial, donde se obstaculiza con una terraza de veladores bajo carpa una de las ya más que difícil entradas al pasillo de la calle cubierta, donde las puertas de pesadas hojas están dispuestas por pares en lugar de una aconsejable  mejor distribución y ocurres que hacer la mínima observación al respecto en defensa de los intereses generales del colectivo cooperativo, casi se convierte en anatema.
Se hace difícil tener que convencer a estos de que ni la administración, ni la concesionaria, llevarían a cabo ninguna acción paliativa, o reparadora, como el caso de las puertas que llevan rotas demasiado tiempo, menos que estas lleven a cabo la instalación de nuevas puertas optimizando  el recorrido comercial, y por supuesto que cumplan con la Ley de Accesibilidad, pero esos asuntos parece que no tuvieran nada que ver con estos comerciantes que permiten nada menos que la concesionaria adjudique puestos a la baja, y el cambio de licencia de especies, cosa que solo podría realizar la Administración, y en un estado catatónico evitan hacer las exigencias reparadoras, a tenor del desequilibrio y malestar que solo aparentemente, en los corros,  haya podio producir. Evidentemente nada parece que con lasas conductas puedan lograrse. Lo mismo en la próxima reunión se cae en la cuenta.
Sevilla a 21 de Enero de 2015
Francisco Rodríguez Estévez


sábado, 17 de enero de 2015

San Antón

Un año después de que me diagnosticaran que mi pié izquierdo sufriera estrés, corriendo el peligro de una posible fractura, vuelvo a la consulta médica sin que haya desaparecido, a pesar del tratamiento, los síntomas que aun padezco. Lo peor es que ahora el doctor no me receta la medicación necesaria, como medida paliativa pues ni en genéricos las dispensan en la farmacia, a menos que sea de pago. Por suerte podemos.
Si sale con barba San Antón. Ahora la problemática de la pierna izquierda tiene nuevos motivos añadidos, acaso me estoy haciendo mayor,  y es que a la mala circulación sanguínea que ha causado los cincuenta y ocho años de estar de pié detrás del mostrador, se le ha venido a juntar la vigilancia que debo de tener tanto con la tensión arterial como con el colesterol, cosas de la edad, que hay que cuidar.
Hoy que celebramos el día de este Santo que en su vida llego a sentir  un especial cariño hacia los animales, el recuerdo me lleva a mi perrita Bola, que por la Purísima Inmaculada hacia un año de cuando vino a sufrir un ataque inesperado que la dejo fulminada en la noche de la vigilia, lo que me lleva a pensar que si ahora aun mantengo su recuerdo se debió a cuanto esta preciosa perrita me ayudo a vivir durante los ocho años que compartió conmigo su breve vida.
Me ocurre que en la Encarnación, donde estoy pasado la mía, pues llevo para cincuenta y ocho, resulta,  y es hasta lógico que los sentimientos de  estos cuatro últimos bajo las setas, no sean los deseados después de tantos daños de provisionalidad eterna esperando una plaza municipal de abastos idealizada, tomando como referente a las que como la Boqueria de Barcelona, y el Central de Valencia. Sucede que eso de la Encarnación, con tantas maculas, salió con barbas.
Siento hoy que mi pierna ha mejorado con el nuevo tratamiento, de pago, y  como el resultado de la analítica de la sangre es bueno, ya que aparecen los niveles del colesterol normalizados, y la tensión arterial ahora es la deseable, la molestia del pie se ha hecho llevadera, y con la energía renovada por las buenas noticias y los excelentes resultados, aunque tengamos que abonar los medicamentos que no te recetan los médicos porqué no los dispensaría el farmacéutico, pues los galenos siguen las indicaciones de la responsabilidad política, nuevamente irresponsable, reiniciaremos el asunto de la puerta, esperando que el can Cerbero siga cuidando la puerta de entrada al Averno, pués por mas que la de la Encarnación este resultando infernal, la responsabilidad sabe perfectamente que tiene que ser automática.

Sevilla a 17 de Enero de 2015-

viernes, 16 de enero de 2015

Puente, puente

Lo  mismo de tanto mostrar la forzada sonrisa de blancos implantes de porcelana, en la boca se le advierte el puente.
Puente, puente. Puente es lo que pide Juan Ignacio, puente para que la caja catalana revalorice la inversión que se permitió, no solo por el fuego.
 Fuego en el monte, fuego en el monte de piedad, donde los descubrimientos quedaron por descubrir. 
Si difícil es el puente, ni les cuento la puerta que Juan Ignacio no tiene la gracia de conceder para llegar a descubrir que la caja que pierde dinero no es un banco, que son las  cajas de los pobrecitos placeros tan maltratados por el franquismo, que por las cuentas "rosas" siguen en números rojos, y en el laberinto de los sueños, de los caprichos, las entradas son totalmente aleatorias, un lugar donde con solo un paseo por el galimatico interior se descubre todo lo que por las circunstancias se encuentran lejos de la puerta.Puerta, puerta.
Puente, puente. Qué gran interés para revalorizar un edifico que puso en alto riesgo llevar a la lista negra de Patrimonio Mundial a esta ciudad que tiene al maltratado turismo como  la mayor empresa, y que permite que se contamine sus edificios protegidos, Catedral, Alcázar, Archivo de Indias. 
Puerta, puerta, una puerta que hace falta, en lo de la Encarnación, y que buscan inútilmente los clientes para acceder, y para salir del laberinto, una puerta inexistente como para devaluar intencionadamente una plaza municipal de abastos.
Un lugar que soslaya la Ley de Accesibilidad, aun sin descubrir el altísimo precio pagado, en efectivo y especies, y que en otro tiempo fue arma electoral de candidato poniendo de relieve no solo lo el costo, también  el absurdo.  
Y así que con todo el tiempo pasado para colocar una puerta, que no es un puente, cuando menos, una vez que ha  llegado el momento, de que queda nuevamente convertido en lugar políticamente utilizable. Puerta, puerta.
Cuatro años sin puerta, cuatro años. 
El puente trae a la memoria la velocidad que se llevaba, en periodo pre electoral, elevando cada semana una planta de la torre que cuando menos, arquitectos de alta cualificación en nuestra ciudad escribieron el libro negro de la torre, donde quedaron dichas todas las irregularidades que al parecer según se lee se han producido, aparte de lo evidente que resultaba que con el mega-aparcamiento de los edificios podios, lo mas probable que sucediera fuera un caos de taponamiento circulatorio. Puente, puente.
Para la circulación dentro del laberinto de la plaza municipal de abastos, y evitar el caos interior tenían que haber previsto una mejor  colocación de las puertas existentes, y sin duda, la de la travesía central que más parece que fuera omitida, pues cualquier técnico en circulación de los espacios comerciales sin duda la hubiera colocado. Puerta, puerta, y ha ser posible un puente para esa boca, puerta de entrada de los alimentos, puerta de entrada de las enfermedades. ¡Un Puente! Un puente para masticar, para dejar de tragar

Sevilla a 16 de Enero de 2015


jueves, 15 de enero de 2015

Miente, hiriente. ¿O era diente, lo que jode?

Esperaba que después de pasada estas largas fiestas, y habiendo enviado varias cartas directas a la responsabilidad de lo de la Encarnación,  la municipal, pues la concesionaria ha dejado bien claro que lo de la puerta no es cosa suya, salvo atender la petición que de la otra parte, la contratante, se lo solicite, y entonces, me afirmó con rotundidad,  de inmediato el asunto quedaría resuelto, claro está que aparte de otros muchos que quedan por revisar, pues la responsabilidad, estando en la oposición, acaso no los advirtiera, más cuando no existe constancia de haber realizado la menor objeción donde se actuaba con dinero público, y cabía la posibilidad de incumplir, leyes, normas y reglamentos, amén de propio PGOU. Agua pasada.
Es la mentira hiriente lo que preocupa, pues al silencio municipal es algo a lo que estoy acostumbrado y no hace la menor mella, por cuanto podría escribir tantas cartas, cuando menos hasta que se instale la puerta, o lo mismo ocurre  que en el próximo gobierno municipal, deciden que no es bueno que un edificio municipal tenga tantas deficiencias, y carencias, como por ejemplo la puerta automática en la travesía central, y aparece en los programas tales acciones, pues de las palabras que mienten, palabras sin verdad, nos demuestran que poder no es querer.
En el interior del laberinto, nos venimos a encontrar de vez en cuando, con  un cierto número de personas que fueron importantes en otro tiempo para esta ciudad, sobrado de años, vienen por la curiosidad de ver como quedó aquello. Hace unos días tuve ocasión de testimoniar mi admiración a quien durante ocho años estuvo en la responsabilidad y todos le recordamos. No dudé en mostrarle el resultado que tiene la pésima colocación de las puertas, y de paso le mostraba cada una de las deficiencias que se observan a simple vista, en una edificación tan costosa como caprichosa, pero con demasiados errores, y eso solo contando los que tiene la plaza municipal de abastos.
También le hice referencia a la recuperación de la diosa Ceres, o como una calle peatonal se transforma en bar de copas, sin olvidar la enigmática propiedad del deficiente equipamiento de los cuatro millones cuatrocientos mil euros, pues en cuanto se averían nadie quiere ser responsable, así que los sufridos comerciantes, otrora “pobrecitos placeros”, quedan en una situación que ni los puede sustituir, ni ,al ser material de saldo, con obsolencia rebasada de largo  se encuentran piezas para reparar. Cosas del contrato leonino que, menos mal que estaba revisado por los asesores propios, que si no, ni les cuento..
 Ayer la visita fue quien pudo comprobar en los cuadernos de las anotaciones de la Híspalis, como desaparecían, tal como le ocurrió a la estatua de Vasallo, las piezas que se encontraban en medio de cimentaciones desproporcionadas, y con informes técnicos tan penosos como la sentencia del Tribunal Supremo de Andalucía, en lo que respecta al PGOU, que evidentemente sucede como lo de diente, que se desmiente, se evita y pasan los días, por lo que visto que no tengo ninguna respuesta en el silencio de la primera parte contratante, de la primera responsabilidad, como que me no me quedará que seguir escribiendo, no para que lo sepan, que lo saben. Es de lamentar que esto suceda, pero, como no puede ser de oro modo, la mentira tiene otros destinatarios, que de ninguna manera, Sr. Director, pueden ser sus informados lectores.
Sevilla a 15 d Enero de 2015  

Francisco Rodríguez Estévez